¿Qué es la esclerótica?

La esclerótica es una capa externa del ojo, también conocida como el blanco del ojo. Está ubicada alrededor de la córnea, cubriendo aproximadamente el 80% de la superficie ocular. Anatómicamente, se encuentra entre la córnea y la retina. La esclerótica está compuesta por tejido conectivo fibroso denso, colágeno y fibras elásticas. Su estructura es opaca, resistente y flexible, lo que le permite mantener la forma del ojo y proteger sus componentes internos.

¿Cuáles son las funciones de la esclerótica?

La esclerótica tiene múltiples funciones, entre ellas:

  • Protección: Actúa como una barrera protectora que resguarda los componentes internos del ojo, como la retina, el cristalino y el nervio óptico, de posibles daños mecánicos y patógenos.
  • Mantenimiento de la forma del ojo: La rigidez de la esclerótica ayuda a mantener la forma esférica del ojo, lo que es esencial para el correcto enfoque de la luz en la retina.
  • Anclaje de músculos extraoculares: La esclerótica sirve como punto de fijación para los músculos extraoculares, que controlan el movimiento del ojo.
  • Regulación del flujo sanguíneo: La esclerótica contiene vasos sanguíneos que nutren y oxigenan las estructuras oculares, contribuyendo a la homeostasis del ojo.

¿Qué enfermedades afectan a la esclerótica?

  • Escleritis: Inflamación de la esclerótica, que puede ser anterior o posterior, y puede estar asociada a trastornos autoinmunitarios.
  • Episcleritis: Inflamación de la capa más superficial de la esclerótica, llamada episclera, que puede ser causada por infecciones, alergias o trastornos autoinmunitarios.
  • Escleromalacia perforans: Degeneración progresiva y adelgazamiento de la esclerótica, asociada generalmente a enfermedades reumatológicas como la artritis reumatoide.
  • Melanoma ocular: Tumor maligno que puede originarse en la esclerótica, aunque es raro. Puede causar adelgazamiento y alteraciones en el color de la esclerótica.
  • Ojo azul: Afección congénita o adquirida que causa un adelgazamiento y transparencia de la esclerótica, revelando el color azul de la coroides subyacente. Puede estar asociado a trastornos del colágeno como el síndrome de Ehlers-Danlos o la osteogénesis imperfecta.

Te puede interesar:

Xeroftalmia

Cuerpos flotantes